General

Misterioso zapato

Clairvoyance, 1936

Para celebrar los 50 años del deceso de René Magritte (1898-1967), Bruselas celebra, con diversas exposiciones, al gran pintor surrealista belga; misterioso y fascinante, con sus pinturas sigue cuestionando nuestras mentes racionales.

En Clairvoyance, Magritte se autorretrata pintando un pájaro; pero, curiosamente, el modelo es un huevo. El artista, como siempre, juega con las imágenes y las palabras. Podríamos decir que, titulando la pintura Clarividencia, se representa a sí mismo como la encarnación de aquel ser dotado de poderes superiores, capaz de crear algo mágico: la pintura. Así es como Magritte, de pequeño, imaginaba el poder del pintor.

Tanto el huevo como el ave tienen un simbolismo muy antiguo y muy potente. El huevo es símbolo de renacimiento por la realidad primordial del germen. El ave, según una interpretación junguiana, es símbolo de trascendencia y representa la intuición, por la posibilidad de obtener conocimiento sobre acontecimientos lejanos, por eso también los chamanes han considerado las aves como mensajeras de los dioses.

Dieu n'est pas un Saint

Dieu n'est pas un saint (ca. 1935-1936)

Fotos: via Musée Magritte. Brussel·les

Símbolo onírico de viaje y de liberación, el ave posa con toda naturalidad encima de un zapato en Dieu n'est pas un saint. Magritte siempre trató que su arte mostrara el misterio de la realidad; como surrealista, su mundo está fuera del pensamiento lógico, presentando imágenes que sólo podrían encontrarse juntas en el lenguaje de los sueños, no en la realidad, y buscando la poesía en la vida cotidiana. A Magritte le encantaban los juegos de palabras y su fuerza, como el misterioso título Dios no es un santo... esto nos hace pensar en su famosa pipa, y podríamos interpretar que realmente Dios no es un santo, porque Dios es Dios.

A lo largo de su vida, Magritte rechazó todos los intentos de descifrar el significado de su obra. "¡No tengo nada que expresar!", exclamó una vez. "Simplemente busco imágenes, invento e invento. La idea no me importa: sólo cuenta la imagen, la imagen inexplicable y misteriosa, ya que todo es misterio en nuestra vida". Magritte, un artista con una gran cultura, siempre rehuyó que se intentara psicoanalizar su obra, a causa del suicidio de su madre cuando él tenía unos 14 años.

Marga Perera



Erotismo en un Zapato

La Royal Academy of Arts de Londres presenta Dalí / Duchamp, la primera exposición de dos de los artistas más famosos del siglo XX en diálogo exclusivo, Marcel Duchamp (1887-1968) y Salvador Dalí (1904-1989), para mostrar sus vínculos estéticos, filosóficos y personales.


Se conocieron en los años1930 con el grupo surrealista y su amistad se consolidó en 1933 cuando Duchamp hizo su primera visita a Cadaqués, muy cerca de la casa de Dalí en Portlligat. Atraído por el encanto del pueblo pesquero, Duchamp alquiló una casa en Cadaqués para pasar los veranos y los dos artistas permanecieron cerca hasta la muerte de Duchamp en 1968.

Zapato Dali


Duchamp, Dalí y los surrealistas en general compartieron la fascinación por los objetos cotidianos. Duchamp fue el creador del ready made experimentando con objetos ya manufacturados. Empezó en 1913 porque quería acabar con la idea de crear “obras de arte”, pero sin pensar en mostrarlo. Su ready made más famoso, Fountain, sí fue pensado para exponerlo: un urinario de porcelana blanca firmado “R. Mutt”, que se
presentó como una extravagancia teñida de burla en la Society of Independent Artists en Nueva York en 1917. En 1930, cuando André Breton publicó el Segundo Manifiesto del
Surrealismo, Dalí creó el primer objeto de lo que él llamó “de funcionamiento simbólico”, Zapato de Gala, un tipo de objeto más complejo creado con la combinación de diversos objetos. Todavía bajo la influencia del psicoanálisis y los descubrimientos de Freud sobre la represión y la sexualidad, Dalí creó un objeto de funcionamiento simbólico con objetos relacionados con el erotismo y el fetichismo, como el zapato femenino. Se trata de un zapato de mujer de color rojo en cuyo interior se ha colocado un vaso de leche, con un mecanismo que por un lado deja caer un terrón de azúcar en el que se ha pintado un zapato y, por otro, una pequeña fotografía erótica. El objeto se completa con una caja de terrones de azúcar de repuesto y una cuchara especial para remover dentro del zapato.

Marga Perera. Doctora en Historia del Arte

La exposición Dalí / Duchamp ha sido organizada por la Royal Academy of Arts de Londres (hasta el 3 de enero de 2018), y por The Dalí Museum, St. Petersburg, Florida (del 5 de febrero al 27 de mayo de 2018) en colaboración con la Fundación Gala-Salvador Dalí y la Association Marcel Duchamp.



Zapatos con Diamantes


Andy Warhol con su perro, Archie. Foto: Jack Mitchell (1925-2013)

Recién graduado en diseño gráfico en Pittsburg, su ciudad natal, Andy Warhol (1928 – 1987) marchó a Nueva York. Era en 1949 y tenía sólo 21 años. Su éxito fue inmediato e imparable. Su primer encargo como ilustrador fue para la revista Glamour. El artículo trataba sobre el éxito: glamour y éxito, una irresistible combinación que marcó toda su vida. En ese momento empezó a llamarse Warhol en lugar de Warhola. Pronto empezó a trabajar como ilustrador para otras revistas importantes, como Vogue, Seventeen, The New Yorker y Haarper’s Bazaar. Trabajó también para Tiffanny & Co. y Bonwit Teller con proyectos para sus escaparates, que contribuyeron a que su éxito en el mundo publicitario fuera muy rápido.

À la recherche du Shoe perdu. Hacia 1955. Foto vía Sotheby’s.

Atraído por la belleza y la elegancia, le encantaba diseñar zapatos. Hacia 1955 realizó el portfolio À la recherche du Shoe perdu con 16 litografías, todas con modelos de zapatos diferentes, coloreadas a mano y con leyendas del poeta Ralph Pomeroy escritas por Julia Warhola, su madre, pues Warhol estaba muy unido a ella y le encantaba su letra. En 1955, la mítica marca de lujo I. Miller, creada en 1895 e instalada en Nueva York, que diseñaba zapatos para estrellas de cine, bailarines de Broadway y cantantes de ópera, encargó a Warhol un anuncio semanal para el New York Times. Sus creativos anuncios revitalizaron la marca y sedujeron a un tipo de mujer americana de buen gusto, elegante y moderna.


Diamond Dust Shoes (Random) 1980 - Foto cortesía MGM Resorts International. Via Vegas Magazine.

Su carisma y su inagotable creatividad le convirtieron en uno de los artistas más trascendentales del siglo XX. No solamente fue el genio del Pop Art, sino también un artista conceptual, performer, cineasta… En 1980, retomó sus raíces como ilustrador comercial, creando Diamond Dust Shoes, una serie de serigrafías de zapatos con polvo de diamante, culminación de un estilo de vida elegante, lujoso y sofisticado.

Autora: Marga Perera, Dra. Historia del Arte


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información