Misterioso zapato

Clairvoyance, 1936

Para celebrar los 50 años del deceso de René Magritte (1898-1967), Bruselas celebra, con diversas exposiciones, al gran pintor surrealista belga; misterioso y fascinante, con sus pinturas sigue cuestionando nuestras mentes racionales.

En Clairvoyance, Magritte se autorretrata pintando un pájaro; pero, curiosamente, el modelo es un huevo. El artista, como siempre, juega con las imágenes y las palabras. Podríamos decir que, titulando la pintura Clarividencia, se representa a sí mismo como la encarnación de aquel ser dotado de poderes superiores, capaz de crear algo mágico: la pintura. Así es como Magritte, de pequeño, imaginaba el poder del pintor.

Tanto el huevo como el ave tienen un simbolismo muy antiguo y muy potente. El huevo es símbolo de renacimiento por la realidad primordial del germen. El ave, según una interpretación junguiana, es símbolo de trascendencia y representa la intuición, por la posibilidad de obtener conocimiento sobre acontecimientos lejanos, por eso también los chamanes han considerado las aves como mensajeras de los dioses.

Dieu n'est pas un Saint

Dieu n'est pas un saint (ca. 1935-1936)

Fotos: via Musée Magritte. Brussel·les

Símbolo onírico de viaje y de liberación, el ave posa con toda naturalidad encima de un zapato en Dieu n'est pas un saint. Magritte siempre trató que su arte mostrara el misterio de la realidad; como surrealista, su mundo está fuera del pensamiento lógico, presentando imágenes que sólo podrían encontrarse juntas en el lenguaje de los sueños, no en la realidad, y buscando la poesía en la vida cotidiana. A Magritte le encantaban los juegos de palabras y su fuerza, como el misterioso título Dios no es un santo... esto nos hace pensar en su famosa pipa, y podríamos interpretar que realmente Dios no es un santo, porque Dios es Dios.

A lo largo de su vida, Magritte rechazó todos los intentos de descifrar el significado de su obra. "¡No tengo nada que expresar!", exclamó una vez. "Simplemente busco imágenes, invento e invento. La idea no me importa: sólo cuenta la imagen, la imagen inexplicable y misteriosa, ya que todo es misterio en nuestra vida". Magritte, un artista con una gran cultura, siempre rehuyó que se intentara psicoanalizar su obra, a causa del suicidio de su madre cuando él tenía unos 14 años.

Marga Perera



Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información